La impresión 3D ideal para restaurar coches históricos

kareca3d-quickparts-sls-low

Imagina que tienes un automóvil clásico del cual ya no hay piezas de recambio de la carrocería o del interior… ¿Qué hacer?

Muy fácil. Gracias a la tecnología de la impresión 3D ya es posible crear cualquier tipo de pieza.

Si no consigues la pieza original que te falta, por ejemplo, un pomo de una puerta, un tirador o una rejilla de ventilación, tienes dos caminos.

Opción A: conseguir que alguien te dejase una pieza idéntica para escanearla en 3D. Tras el escaneado y el consiguiente retoque de la malla 3D, pasarías a imprimirla en una impresora 3D, siempre con un material adecuado, en ste caso resistente y duro, como el nylon o ABS.

Opción B: si no dispones de un escaner, se puede dibujar la pieza con un programa de diseño 3D, también complejo, pero posible.

Al igual que en la primera opción, el siguiente paso es imprimir la pieza en una impresora 3D de alta resolución -menos de 20 micrones sería ideal- con el material más adecuado.

Está claro que necesitarás hacerte con un servicio especializado para ello, porque el tener un escáner 3D, una impresora 3D de alta resolución o los conocimientos necesarios para dibujar en 3D o manejar estas herramientas, no está al alcance de cualquiera.

No será barato, pero es posible.